Home » Dieta de los loros » Comida para loros | Todo sobre su alimentación y dieta

Comida para loros | Todo sobre su alimentación y dieta

Una dieta equilibrada y variada es importante para todas las mascotas. Los loros no son diferentes, y los mitos que existen sobre sus dietas son la causa de muchos problemas de salud. Entonces, ¿qué es la mejor comida para loros?

Echemos un vistazo a la dieta de los loros en la naturaleza y también a tipos de comida para loros domésticos, para ayudarte a mantener el tuyo sano y feliz.

This post contains affiliate links. If you make a purchase, a small percentage will go directly to Psittacology at no additional cost to you. Thank you for supporting Psittacology!

Comida para loros en la naturaleza

En la naturaleza, la mayoría de los loros pasan gran parte del día buscando comida. Lo que comen exactamente depende por supuesto de su hábitat natural y de la estación del año, pero normalmente su dieta está compuesta por muchas semillas y frutas.

Las semillas contienen muchas grasas, mientras que la fruta madura tiene un contenido relativamente alto de azúcar, lo que ayuda a proporcionar a estas aves la energía que necesitan para sus vidas activas.

Además de las semillas y los frutos, los loros silvestres consumen casi cualquier cosa comestible que encuentren. Su dieta puede ser muy variada. Incluye flores y cogollos, brotes frescos, y para consternación de los agricultores – cualquier cultivo sabroso que puedan encontrar. Algunas especies también comen tierra o visitan los lamederos de sal para encontrar los minerales que necesitan.

Los loros son omnívoros y comen proteínas cuando tienen la oportunidad. Cualquier insecto comestible desafortunado que se encuentre frente al pico de un loro será devorado sin duda. De hecho, ¡algunos loros incluso comen lagartijas o crías de pájaros de otras especies si tienen la oportunidad!

Nota: Para los loros domesticados, un poco de huevo cocido es una buena alternativa a estas proteínas. Sin embargo, no necesitan mucho, a menos que estén reproduciéndose.

Cacatúa galah comiendo | Sobre comida para loros y sus dietas

Ejemplos de dietas de los loros silvestres

Para aclarar un poco la dieta de los loros silvestres y su diversidad, he resumido aquí algunos estudios científicos sobre ciertas especies de loros y su alimentación.

Ten en cuenta que se han estudiado hábitats específicos, por lo que la misma especie en una zona diferente podría comer los alimentos totalmente distintos.

  • El loro corona lila (Amazona finschi): 82% de semillas (muchas de ellas inmaduras), 10% de pulpa de fruta, pocos insectos (Renton, 2001).
  • El loro de Maximilian (Pionus maximiliani): 70,4% de semillas, 20,3% de flores, 7,7% de maíz, 1,6% de pulpa de fruta. Sin embargo en la temporada seca comían más flores y muchas legumbres, sobre todo frutos del género Inga (Galetti, 1993).
  • El lorito robusto (Poicephalus robustus): Están especializados en comer granos de frutas del género Podocarpus, normalmente sin madurar. También comen otras frutas y ocasionalmente asaltan huertos. Su dieta no suele ser muy variada (Wirminghaus, Downs, Symes y Perrin, 2002).
  • El inseparable de Namibia (Agapornis roseicollis): Se alimentan en el suelo y prefieren las semillas (48%), las hojas (29%), la tierra (9%) ¡e incluso los excrementos de los caballos y ganado (5%)! (Ndithia & Perrin, 2006)
  • La cacatúa ninfa (Nymphicus hollandicus): Las bandadas analizadas cerca de los cultivos de cereales se decantaron en gran medida por las semillas. Comían sorgo (60%), hierbas (19,3%) y girasol (9%). Preferían las semillas blandas y jóvenes a las más duras y secas (Jones, 1987).
  • El periquito australiano (Melopsittacus undulatus): Comen casi exclusivamente semillas. No preferían especialmente las semillas jóvenes, y se alimentaban de cualquier tipo que estuviera disponible (Wyndham, 1980).

Otro artículo útil que encontré fue Koutsos, Matson & Klasing (2001). Ofrece una revisión completa de la dieta de las psitácidas incluyendo lo que comen, la cantidad, los nutrientes necesarios y un montón de cosas más.

Nota: Verás que se citan muchos estudios científicos en este artículo. Esto se debe a que la dieta de los loros sigue siendo un tema bastante controvertido, rodeado de muchos mitos y rumores. Al abordarlo de una forma más científica, ¡espero poder aclararlo!

Guacamayo rojo comiendo tierra.
Algunas especies de loros comen tierra para complementar su dieta: geofagia.

Excepciones: dietas raras

Como debería haber ilustrado lo anterior, muchos loros se alimentan principalmente de las semillas (aunque por supuesto no todos se alimentan de los mismos tipos de ellas). Sin embargo, hay algunas excepciones notables: especies que tienen una dieta completamente diferente.

Uno de ellos son los loris de la tribu Loriini. Estos loros de Oceanía han evolucionado para alimentarse principalmente con cosas azucaradas, sobre todo el néctar y el polen de las flores de los eucaliptos. Algunas especies también comen un porcentaje de flores, brotes y frutos (Cannon y Emu, 1984).

No es raro ver a los loros y loriquitos en los jardines de ciertas zonas de Australia. A algunos propietarios les gusta dejarles néctar y frutas, que aceptan con gusto. ¡Pueden ser bastante atrevidos!

Otro loro inusual es el Kea (Nestor notabilis), el único loro alpino del mundo. Esta especie nativa de Nueva Zelanda caza activamente a los polluelos de otras especies de aves. También come carroña e incluso se alimenta de ovejas vivas, por lo que solía ser odiado por los ganaderos de ovejas. Puedes ver un documental sobre el fascinante Kea aquí.

Lori arcoíris comiendo flores.
Un lori arcoíris disfrutando del néctar.

Comida para loros domésticos

Como con todas las mascotas, es muy importante alimentar a tu loro con una dieta adecuada. Pueden surgir todo tipo de problemas si faltan ciertos nutrientes. El calcio es especialmente importante, ya que las aves pueden acabar con huesos frágiles y otros problemas si no reciben la cantidad suficiente.

El problema de la obesidad también es común entre los loros domésticos, porque la dieta de los loros en cautividad suele ser demasiado rica en calorías y grasas. Entonces, ¿con qué deberías alimentar a tu amigo emplumado?

Analicemos los distintos alimentos disponibles para los loros y si son una buena elección o no.

Semillas

Como acabamos de leer en la sección sobre qué comen los loros silvestres, las semillas son una opción común para estas aves en su hábitat natural. Esto tiene sentido, ya que las semillas son bastante densas en energía. Proporcionan las calorías necesarias para mantener las bandadas de loros mientras vuelan de un lado a otro, a veces a grandes distancias cada día.

La conclusión natural a la que podríamos llegar basándonos en esto es que los loros domésticos también deberían comer una dieta basada en las semillas, ¿verdad? Las mezclas de semillas han sido el alimento básico habitual de los loros desde siempre.

Sin embargo, últimamente está cada vez más claro que las semillas no deberían ser el componente principal de la dieta de tu loro doméstico. Hay algunas razones principales para ello:

  • Las semillas secas que puedes comprar en la tienda de animales carecen de nutrientes esenciales, especialmente de calcio (Werquin, De Cock y Ghysels, 2005).
  • Las semillas contienen mucha grasa. Como nuestros loros domésticos no hacen tanto ejercicio como los loros silvestres (aunque estén fuera de la jaula todo el día o en una pajarera), simplemente no necesitan tanta grasa en su dieta. La obesidad es un problema real.
  • Muchas mezclas de semillas contienen grandes cantidades de semillas baratas de baja calidad con un contenido de grasa aún mayor que las demás. Las semillas aceitosas como las de girasol y cártamo son un buen ejemplo.
  • Las semillas que pueden encontrarse en la tienda de animales no imitan realmente la dieta de los loros silvestres.

    Sí, algunas especies se alimentan naturalmente con semillas de hierba, como las que encontramos en las mezclas comerciales. Sin embargo, muchas otras comen semillas completamente diferentes.
  • Las mezclas de semillas comerciales no están disponibles en las diferentes fases de desarrollo en las que estarían en la naturaleza. El perfil nutricional de una semilla puede cambiar mucho entre estado fresco, seco, germinado, etc.

    Por ejemplo, como he mencionado anteriormente, las ninfas prefieren las semillas blandas y jóvenes en lugar de las secas que solemos comprar.

¿Significa esto que no debes darle semillas a tu loro? Bueno, la variedad es la clave de una dieta sana y las semillas pueden tener su lugar, especialmente con las especies de loros más pequeños.

Por naturaleza, algunas especies, como los periquitos australianos, comen casi exclusivamente semillas. Una mezcla de alta calidad con legumbres, como Bird Street Bistro, funcionará bien.

Algunas semillas, como las de girasol, son excelentes premios de adiestramiento. Muchos loros las adoran hasta tal punto que pueden empezar a preferirlas por encima de cualquier otro alimento. Utilízalas para motivar a tu pájaro durante el entrenamiento, no como comida diaria.

Una cotorra sentada en un cuenco de metal lleno de semillas.
A los loros les encantan las semillas, pero no sirven como dieta completa.

Pienso

Si ahora te estás rascando la cabeza preguntando qué deberías dar de comer a tu loro, sabiendo que no son tan saludables las semillas, no te preocupes. Existen alimentos comerciales en forma de gránulos especialmente formulados para contener todo lo que un loro necesita, sin el exceso de grasa.

La cuestión de si el pienso es una buena comida para loros o no ha sido siempre un punto de discusión. Algunos dicen que utilizar un producto comercial como alimento básico es simplemente ilógico. Mejor algo natural como semillas.

También se ha dicho que algunos alimentos en pellets no son en absoluto de alta calidad. Sin embargo, estudios como el realizado en 1991 por Ullrey, Allen y Baer señalan que el pienso es la mejor opción de comida diaria para los loros, sobre todo si se añade verduras y frutas frescas.

Ambos puntos de crítico son bastante ciertos. Aunque puedes utilizar un pienso para loros como alimento básico, eso no significa que deban constituir la gran mayoría de la dieta de tu pájaro. No se pueden omitir los ingredientes frescos. En seguida hablaremos de ellos.

Es cierto que algunas dietas de pienso son de muy baja calidad. Pueden contener altos porcentajes de ingredientes de relleno con pocos nutrientes como el maíz e incluso pueden estar cargados de azúcar. A veces, el proceso de preparación tampoco es ideal.

Dicho todo esto, el pienso parece ser una base excelente de la dieta de los loros. Elige una marca de alta calidad y asegúrate de comprobar la lista de los ingredientes. Debes ver que no hay azúcar, ni colorantes artificiales y pocos ingredientes de relleno.

Marcas de comida para loros en pienso que recomiendo incluyen:

  • Harrison’s Bird Foods
  • TOP’s Parrot Food
  • Roudybush

La marca popular de ZuPreem, que se puede encontrar en cada tienda de animales, tampoco está mal. Es mejor no usar sus productos coloridos, a no ser que estés intentando acostumbrar tu loro a comer pienso.

Consejo: No todos los loros aceptan inmediatamente el pienso. Empieza a mezclar poco a poco los pellets con su comida normal para empezar a hacer el cambio. No te olvides de vigilar el peso de tu amigo emplumado, y ten paciencia.

Un agapornis comiendo pienso de una mano.
El pienso de alta calidad es una comida para loros excelente.

Verduras frescas

Como se ha mencionado en el párrafo anterior, incluso los pellets de alta calidad no deberían ser lo único que coma tu loro. Se necesita más variedad para que tu loro obtenga todos los micronutrientes necesarios. Alimentarlo con comidas diferentes también ayuda a combatir el aburrimiento y a estimular el forrajeo.

Aunque los loros silvestres no suelen comer verduras, en realidad son perfectas para nuestros amigos emplumados domésticos. Las verduras, especialmente las bajas en azúcares, tienen pocas calorías pero muchos nutrientes.

Pueden ofrecerse enteras o troceadas, y hay un montón de opciones. Esto significa que tu loro podrá probar muchos alimentos nuevos e interesantes.

La gran mayoría de las verduras que comemos los humanos también son seguras para los loros. Así que: si estás cortando zanahorias, pimientos, calabacines o cualquier otra cosa para la cena, asegúrate de ofrecer también algunos trozos a tu ave.

Algunas cosas para recordar:

  • Hay opciones frescas que no son seguras (aunque son pocas). El ajo y la cebolla están definitivamente descartados. El aguacate es muy tóxico para loros, y la tapioca y la yuca tampoco son muy buenas elecciones.
  • En algunos casos las verduras son seguras, pero sus hojas y tallos no lo son. Esto se aplica a las solanáceas como los tomates y las berenjenas. También está el ruibarbo, cuyas hojas contienen oxalatos de calcio en niveles que pueden quemar la boca de tu loro.
  • Algunos vegetales contienen mucho azúcar. El maíz es un ejemplo. De hecho, se dice que a veces provoca infecciones por levadura en el buche de tu loro si le das demasiado.
  • Algunas verduras son muy aguadas y tienen pocos nutrientes. El apio y la lechuga iceberg son ejemplos de ello.
  • Algunas verduras y hierbas pueden causar problemas de absorción de calcio cuando se comen en grandes cantidades. Algunos ejemplos son las espinacas y la albahaca.

¿Lo sabías? Los loros no tienen los receptores de capsaicina, el componente que hace que los chiles sean tan picantes. A tu pájaro le pueden volver loco los jalapeños e incluso los pimientos superpicantes como los habaneros y los de escorpión (seco o fresco). Pero no le des un beso después…

Guacamayo rojo y azul comiendo una mazorca | Todo sobre comida para loros
Las verduras enteras ofrecen la ventaja adicional de mantener a tu loro ocupado durante horas.

Frutas frescas

A muchos loros les encantan las frutas. Para que haya más variedad, las frutas pueden incluirse sin duda en la dieta de tu pájaro. Sólo tienes que tener en cuenta lo que hemos mencionado en la sección sobre la dieta de los loros silvestres: los loros tienden naturalmente a comer las frutas mucho antes de que éstas estén maduras.

Esto significa que normalmente ingieren las frutas cuando todavía tienen poco azúcar y son bastante amargas. La fruta cultivada para el consumo humano, por el contrario, suele estar cargada de azúcar para que sepa mejor. Bueno para nosotros, pero no es lo ideal para tu loro, que puede acabar gordito si te pasas con la fruta.

Con pequeñas cantidades de fruta un par de veces a la semana debería bastar. Deberían comer con gusto prácticamente cualquier fruta que tengas a mano.

Brotes

Como se ha mencionado en la sección sobre la dieta de los loros silvestres, éstos comen naturalmente las semillas en todas sus etapas de desarrollo. Entre ellas están las semillas germinadas, más nutritivas que las secas.

¿Y lo mejor? Puedes germinar fácilmente toda una variedad de semillas y legumbres en casa.

La germinación se efectúa poniendo la semilla en una toalla de papel húmeda, que luego puedes colocar en un lugar luminoso. Espera una noche y el contenido de nutrientes ya se habrá disparado.

También puedes esperar aún más tiempo, hasta que aparezcan los pequeños brotes. Sólo tienes que asegurarte de mantener la toalla de papel ligeramente húmeda, o puedes usar un bote especial para germinar.

Algunas opciones súper fáciles de germinar son:

  • Las mezclas de semillas para loros de alta calidad (sin pellets añadidos) brotarán de maravilla.
  • Puedes conseguir mezclas especiales para germinar, que ofrecen una gran variedad de las semillas germinables.
  • Germina legumbres como las lentejas (foto de abajo), las judías mungo, los garbanzos o los guisantes.
  • Haz que las semillas de girasol y cártamo sean más nutritivas germinándolas.
  • El mijo funciona perfectamente.
  • Quinoa, semillas de chía, arroz integral, maíz, lino, rábano, mostaza, sésamo, espelta, trigo… en serio, ¡esto funciona con muchísimos alimentos secos diferentes!

Consejo: Al germinar, evita las alubias por las razones indicadas en el apartado anterior sobre ellas.

Lentejas germinadas como comida para loros.
Las lentejas germinadas son un gran favorito en la sede de Psittacology.

Legumbres

Hay muchas legumbres que tu loro puede comer. Las lentejas, los garbanzos, las judías mungo, las judías verdes, los guisantes e incluso el tofu (hecho de soja). Basta con poner en remojo las legumbres secas durante la noche para ablandarlas.

Las alubias grandes (negras, fabadas, de riñón, de lima, etc.) pueden servir, pero deben remojarse y luego hervirse hasta que estén blandas. Cuando están crudas son muy difíciles de digerir para el cuerpo de tu loro.

Granos

Muchos loros se alimentan naturalmente de todo tipo de granos. Puedes incluirlos perfectamente en la dieta de tu amigo emplumado. Prueba a cocinar los granos durante un rato sin sal para ablandarlos.

Puedes alimentar a tu loro con lo siguiente: pasta (integral), quinoa, cebada, avena, bulgur, amaranto, arroz (integral y salvaje), trigo sarraceno, amaranto y mucho más.

Alimentos forrajeados

Si tienes un jardín o lugares cercanos que no estén contaminados (como los campos que no están junto a una carretera), puedes salir a buscar comida para tu loro. Muchas plantas que consideramos malas hierbas, así como las ramas y hojas de algunos árboles son excelentes para ellos.

Algunos ejemplos de lo que puedes encontrar mientras estás fuera de casa son:

  • Hojas de hierbas como el diente de león y el trébol.
  • Flores seguras para los loros como margaritas, rosas, capuchinas, girasoles y muchas más.
  • Ramas de árboles como el eucalipto (sobre todo para los loros procedentes de Australia), el sauce, el abedul y otros. A los loros les encanta mordisquear las hojas y destrozar la corteza.

Si vives en la ciudad, obviamente no será tan fácil obtener plantas silvestres para dar a tu loro. Por suerte, también puedes comprar una variedad online, como lino cultivado en jardín.

Guacamayo rojo y azul bebiendo agua
No olvides: tu loro también necesita acceso 24/7 al agua fresco.

Comida casera para loros

¿Te gusta cocinar? Hay muchas delicias que puedes hacer para tus loros en casa. Puedes preparar fácilmente pan para los pájaros, bolas de boniato y mucho más. La mayoría de ellos se pueden congelar, lo que significa que puedes utilizarlos durante meses.

Puedes encontrar un montón de recetas para loros aquí.

Premios

Es importante entrenar a tu loro para que entienda las órdenes básicas, como ponerse en tu dedo, venir aquí, volver a su jaula y otras. A algunos entusiastas de loros les gusta ir más allá y enseñar a su ave todo tipo de trucos divertidos.

Sea lo que sea lo que quieras enseñar a tu loro, la mejor manera de hacerlo es mediante el refuerzo positivo utilizando comida. Hay muchas opciones en cuanto a los premios de adiestramiento o si simplemente quieres mimar un poco a tu loro.

Ten en cuenta que los premios no deben una parte sustancial de la dieta de tu pájaro. Pueden tener un alto contenido en grasas o azúcares.

Algunas cosas por las que la mayoría de los loros se vuelven locos son:

  • Semillas de girasol
  • (Trocitos de) frutos secos como la almendra o la nuez*.
  • Premios comerciales para los pájaros, como los típicos palitos de semillas con miel
  • (Trocitos de) fruta deshidratada como el plátano, la papaya, el coco y más
  • Crema de cacahuete o de almendra

Consejo: ésta tienda de Etsy te permite combinar premios saludables diferentes para loros y otros pequeños herbívoros.

*Los cacahuetes son un tema de discusión, ya que pueden estar infectados con un moho tóxico. Los cacahuetes para el consumo humano de buenas marcas deberían estar bien, pero muchos propietarios de pájaros deciden prescindir de ellos.


Si tienes más preguntas sobre comida para loros o si quieres compartir tus propias experiencias, ¡no dudes en dejar un comentario abajo!

Fuentes:

Cannon, C. E. (1984). The diet of lorikeets Trichoglossus spp. in the Queensland-New South Wales border region. Emu84(1), 16-22.

Galetti, M. (1993). Diet of the scaly-headed parrot (Pionus maximiliani) in a semideciduous forest in southeastern Brazil. Biotropica, 419-425.

Jones, D. (1987). Feeding ecology of the cockatiel, Nymphicus-Hollandicus, in a grain-growing area. Wildlife Research14(1), 105-115.

Koutsos, E. A., Matson, K. D., & Klasing, K. C. (2001). Nutrition of birds in the order Psittaciformes: a review. Journal of Avian Medicine and Surgery15(4), 257-275.

Ndithia, H., & Perrin, M. R. (2006). Diet and foraging behaviour of the Rosy-faced Lovebird Agapornis roseicollis in Namibia. Ostrich-Journal of African Ornithology77(1-2), 45-51.

Renton, K. (2001). Lilac-crowned Parrot diet and food resource availability: resource tracking by a parrot seed predator. The Condor103(1), 62-69.

Ullrey, D. E., Allen, M. E., & Baer, D. J. (1991). Formulated diets versus seed mixtures for psittacines. The Journal of nutrition121(suppl_11), S193-S205.

Werquin, G. J. D. L., De Cock, K. J. S., & Ghysels, P. G. C. (2005). Comparison of the nutrient analysis and caloric density of 30 commercial seed mixtures (in toto and dehulled) with 27 commercial diets for parrots. Journal of animal physiology and animal nutrition89(3‐6), 215-221.

Wirminghaus, J. O., Downs, C. T., Symes, C. T., & Perrin, M. R. (2002). Diet of the cape parrot, Poicephalus robustus, in afromontane forests in Kwazulu-Natal, South Africa. Ostrich-Journal of African Ornithology73(1-2), 20-25.

Wyndham, E. (1980). Environment and food of the budgerigar Melopsittacus undulatus. Australian Journal of Ecology5(1), 47-61.

Deja un comentario