Home » Forpus » Forpus coelestis | Cuidados de la cotorrita celestial

Forpus coelestis | Cuidados de la cotorrita celestial

¡Me gustaría ver al individuo capaz de resistirse al enorme encanto de este pequeño loro! La cotorrita celestial (Forpus coelestis) es realmente diminuta, pero no te equivoques. Tienen una enorme personalidad y son una gran adición a la familia. Pero no olvides que todos los loros requieren cuidados específicos y mucha atención.

Vamos hablar de los cuidados de las cotorritas celestiales y en cómo mantener a una contenta y sana en tu casa.

Nombres (común, científico) Cotorrita celestial, perico esmeralda, viviña, Forpus coelestis
Hábitat natural Ecuador occidental y Perú
Tamaño de los adultos 25-30 gramos, hasta 14cm
Duración de vida 15+ años
Nivel de ruido Bajo (para un loro)

Origen y hábitat natural de la cotorrita celestial

La cotorrita celestial es un loro neotropical, lo que significa que se encuentra de forma natural en Sudamérica. Concretamente, el área de distribución natural de esta especie se extiende desde el noroeste de Perú hasta el oeste de Ecuador.

Estas zonas bordean la costa del Pacífico, de ahí su nombre común en inglés (Pacific parrotlet). Se ha observado también una bandada hasta el norte de Colombia (Brinkhuisen y Semola, 2014).

Las cotorritas celestiales no son demasiado exigentes en cuanto a su hábitat preferido. Las bandadas de hasta 50 aves habitan tanto en las regiones boscosas más secas como en las más húmedas. Aunque algunas de estas zonas se han visto afectadas por la deforestación, las cotorritas celestiales siguen estando catalogadas como de Preocupación Mínima por la UICN.

¿Lo sabías? Para el ojo inexperto, puede ser bastante difícil distinguir entre las distintas especies de Forpus. Sin embargo, Forpus coelestis es la más comun en la avicultura, y la especies es la única que ha sido criada selectivamente para producir colores diferentes.

Dos loros Forpus coelestis azules dormidos.

Forpus coelestis: Dieta

Dieta silvestre

Es un poco difícil encontrar información adecuada sobre la dieta de los Forpus silvestres. Las fuentes informan de que su dieta se basa en las semillas, posiblemente con preferencia por el bledo de espina – aunque no he podido encontrar qué más. También se ha observado que consumen bayas, frutas (sobre todo cactus y tamarindo) y posiblemente uno que otro insecto.

Las cotorritas celestiales pueden ser vistas forrajeando tanto en los árboles como en el suelo. También visitan las collpas de arcilla para obtener minerales importantes.

Dieta doméstica

La clave de una dieta saludable para tu Forpus coelestis es la variedad. La clásica mezcla de semillas para loros no servirá, sobre todo si tiene un alto contenido de semillas de girasol. Tampoco basta con ofrecer solo pienso.

Una dieta adecuada es crucial para mantener a tu lorito sano y feliz. Los alimentos de baja calidad aumentan el riesgo de obesidad y malnutrición, así que incluye muchas opciones frescas y nutritivas. Por ejemplo, podrías probar una mezcla de lo siguiente:

  • Gránulos de alta calidad para loros pequeños
  • Una mezcla de semillas de alta calidad para loros pequeños
  • Verduras y hortalizas frescas
  • Semillas germinadas
  • Frutas (de vez en cuando, por su alto contenido de azúcar)
  • Premios (para el entrenamiento): mijo, semillas de girasol, trozos de frutos secos y nueces.

Otras cosas que puedes ofrecer ocasionalmente: un poco de huevo cocido, hierbas sin pesticidas (como hojas de diente de león), ramas con brotes y flores frescas.

Recuerda que no debes limitarte a echar comida en un cuenco. Ofrecerle parte de su comida diaria en un entorno de forrajeo ayuda a mantener estimulado el cerebro de tu pájaro.

Tampoco te olvides de dejar siempre agua fresca disponible, preferiblemente de varias fuentes.

Forpus coelestis (un lorito neotropical) azul comiendo.
© Jatuporn on Adobe Stock.

Forpus coelestis: Temperamento

Aunque los Forpus son muy pequeños, son también muy enérgicos. En cuanto a personalidad pueden compararse fácilmente con sus primos cercanos, los loros del género Amazonas, que son mucho más grandes.

Las cotorritas celestiales pueden ser muy cariñosas con sus dueños, sobre todo cuando están solas. También son muy inteligentes y dispuestas a aprender trucos. Es necesario nunca dejar de entrenarlos, ya que pueden llegar a morder si no se domestican bien. Sus pequeños picos son sorprendentemente poderosos.

Las cotorritas celestiales no son conocidas por ser las mejores compañeras de jaula para otros loros. Pueden ser territoriales e incluso directamente agresivas – se pelean con aves mucho más grandes que ellas. No son una buena elección para una pajarera mixta: si quieres que tu lorito tenga compañía es mejor buscarle una pareja.

¿Lo sabías? Las cotorritas celestiales son sexualmente dimórficas. Esto significa que suele ser posible sexarlas visualmente, lo que facilita la búsqueda de parejas. Los ejemplares machos presentan una sombra azul detrás de los ojos, en parte de la espalda y en las puntas de las alas.

Forpus coelestis: Jaula

Un perico esmeralda puede ser una criatura diminuta, pero es un verdadero volcano de energía. No creas que puedes tener el tuyo una jaula pequeña. ¡Necesitan espacio!

El mínimo mencionado por muchas fuentes es de 45 x 45 cm, pero esto sólo es aceptable si tu pájaro va a pasar casi todo el día fuera. Algo de al menos unos 80 x 45 cm sería mucho mejor. La altura de la jaula es menos importante que la longitud.

La separación de las barras de la jaula debe ser de 1,3 cm como máximo, ya que las cotorritas celestiales son muy pequeñas. Pueden atascarse la cabeza en las jaulas con una separación mayor de las barras.

Recuerda que la jaula no es todo. Como se explica más adelante, disponer de muchos juguetes es muy importante para cualquier especie de loro. Además debes proporcionarle múltiples perchas naturales (de madera) y varios puestos de comida y agua.

¿Sabías que? Los Forpus coelestis han sido criados selectivamente para producir una gama de colores diferentes. Naturalmente son verdes, pero los ejemplares azules son muy comunes. También los hay amarillos, blancos, grises y más.

Loritos Forpus coelestis verde y amarillo sentados en la cabeza de una persona.
© Yuval Helfman on Adobe Stock.

Forpus coelestis: Enriquecimiento ambiental

Aunque son pequeñas, las cotorras celestiales son muy inteligentes y curiosas. En la naturaleza, pasan gran parte del día buscando comida o interactuando con su pareja y otros miembros de la bandada. En casa, hay que proporcionarles mucha diversión. Un lorito aburrido y poco estimulado es propenso a problemas como arrancarse las plumas, vocalización excesiva y agresión.

Entonces, ¿qué puedes hacer para que tu pajarito se mantenga entretenido? Por suerte, tienes muchas opciones.

  • ¡Juguetes, juguetes, juguetes! Hay un montón de tipos de juguetes para loros que son adecuados para pájaros pequeños como éstos. Incluso puedes hacerlos tú mismo, o recoger algunas ramas masticables aptas para loros en el exterior.

    Asegúrate de rotar los juguetes con regularidad para mantener la emoción y retira los que empiecen a deshacerse por motivos de seguridad.
  • Forrajeo. Haz una caja que contenga juguetes y comida escondida para que tu lorito la busque, o usa juguetes de forrajeo. Incluso servir verduras enteras en lugar de picadas puede mantener a un loro ocupado durante mucho tiempo.
  • Adiestramiento. Dedicar un tiempo a diario a entrenar a tu lorito estimula su cerebro, refuerza vuestro vínculo y ayuda a enseñarle los comportamientos deseables.
  • Tiempo fuera de la jaula. A no ser que tengas una voladera muy grande, tu lorito debería pasar al menos unas horas al día fuera. Esto le permite explorar, y hacer ejercici, lo que ayuda evitar la obesidad. Puede ser útil tener un área de juegos para loros encima de la jaula o donde te convenga.
  • Interacción social. No puedo insistir lo suficiente: o bien necesitas tener a tu lorito cerca de ti durante buena parte del día (entrenando, jugando o simplemente pasando el rato), o bien necesita un amigo/compañero. Se vuelven absolutamente miserables sin la atención suficiente.

¿Lo sabías? Antes de añadir un Forpus coelestis a tu familia, ten en cuenta la esperanza de vida de los loros. Se han registrado las cotorritas celestiales de 30 años de edad y no es excepcional que superen los 15 años.

Forpus coelestis, la cotorrita celestial, un lorito de compañía popular.

Forpus coelestis: Sonidos

Si quieres añadir un loro a tu familia debes investigar si la especie que te interesa es conocida por ser ruidosa. Por suerte, las cotorritas celestiales suelen ser aptas para vivir en un apartamento.

Esta especie no es callada en absoluto, pero se encuentra entre los loros de compañía mas silenciosos. Espera oír muchos pitidos y pequeños gritos a lo largo del día.

¿El Forpus coelestis puede hablar?

¡Un poco! Algunos pericos esmeralda tienen mucho talento para imitar los sonidos. Pueden aprender a imitar ruidos, palabras, melodías e incluso frases cortas. Sin embargo, no esperes que el tuyo lo haga: es algo muy individual.

El entrenamiento del habla es una forma estupenda de establecer un vínculo con tu lorito. Lleva tu pájaro a un lugar tranquilo y empieza a repetir una frase o un sonido. Asegúrate de tener preparado premios como trozos frutos secos.

Forpus coelestis: Seguridad & emergencias

Si tienes un loro, debes tener el número de un veterinario de aves en tu teléfono o en la nevera. ¡Sin excepciones! El Forpus coelestis es extremadamente curioso y puede meterse fácilmente en problemas, por mucho que intentes tener en cuenta la seguridad. Sin duda tendrás que, por ejemplo, mirar cada vez antes de sentarte en el sofá para evitar aplastarlo.

También debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Los productos perfumados y vapores son tóxicos para las aves. Esto incluye sartenes antiadherentes, perfumes, ambientadores, cigarrillos, aceites esenciales y otros.
  • Prepara cualquier habitación a la que tenga acceso tu loro. ¡No debe haber cables eléctricos que pueda masticar, ni ventanas abiertas, ni plantas tóxicas, ni alimentos o sustancias peligrosas!
  • Lleva a tu loro a una revisión veterinaria anual.
  • Vigila los síntomas de un loro enfermo y no dudes en llamar al veterinario si sospechas que hay algún problema.
  • Ten preparado un botiquín de primeros auxilios con artículos como pinzas, coagulante y vendas. Esto puede ayudar en caso de heridas leves o si va a pasar un tiempo antes de que puedas llegar al veterinario.

Si tienes más preguntas sobre los cuidados del Forpus coelestis o si quieres compartir tus propias experiencias con estas joyas emplumadas de Sudamérica, ¡no dudes en dejar un comentario abajo!

Fuentes

Brinkhuisen, D. M., & Semola, T. (2014). First record of Pacific Parrotlet Forpus coelestis in Colombia. Conservación Colombiana21, 30-32.

Deja un comentario