Home » Agapornis » Agapornis fischeri | Cuidados del inseparable de Fischer

Agapornis fischeri | Cuidados del inseparable de Fischer

¿Buscas un loro pequeño con mucha personalidad para añadir a tu familia? Si te has decidido por el colorido Agapornis de Fischer (Agapornis fischeri), no es de extrañar. Estos pájaros africanos están entre los loros más populares como mascotas. Pero… ¿qué necesitará el tuyo para prosperar?

Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre el Agapornis fischeri y sus cuidados.

Name(s) (common, scientific) Inseparable de Fischer, Agapornis fischeri
Hábitat natural Sabanas de África Oriental
Tamaño de adulto Hasta 15 cm y 60 gramos
Duración de vida Hasta 15-20 años
Nivel de ruido Bajo-Medio

Este post contiene enlaces de afiliados. Si usted hace una compra, un pequeño porcentaje irá directamente a Psittacology sin costes adicionales. ¡Gracias por apoyar a Psittacology!

Aspecto del Agapornis fischeri

El inseparable de Fischer no es en absoluto un loro grande, ni siquiera entre los Agapornis, ya que sólo alcanza unos 15 cm de longitud, incluyendo su cola rechoncha. Su peso máximo es de unos 60 gramos.

Esta especie forma parte del grupo de los Agapornis con “anillo ocular”. Se reconocen por el anillo blanco de piel desnuda que tienen alrededor de los ojos. Un Agapornis popular que podrías confundir con el Agapornis fischeri es el inseparable enmascarado, Agapornis personatus, pero éste tiene la cabeza más oscura.

Los Agapornis de Fischer son muy coloridos, y como resultado de la cría selectiva, existen varias mutaciones de colores:

  • Color silvestre: Vientre verde claro, alas y dorso verde oscuro, pecho amarillo, cabeza naranja parduzco, pico rojo.
  • Azul: Vientre, dorso y alas turquesas, pecho blanco, cabeza gris-blanquecina y pico rosado. También hay variaciones que muestran un azul más violeta.
  • Lutino: Como el silvestre, pero sin el verde. Naranja más brillante en la cabeza.
  • Pío: Ocurre con cualquier color. Las manchas blancas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.
  • Albino: Totalmente blanco con ojos rojos y pico rosado.
  • Sable: No tiene nada de gris en la cabeza, sólo color claro.
  • Cara amarilla: Como su nombre indica.

Esta lista no es en absoluto completa: los aficionados y los profesionales siempre están criando selectivamente para crear nuevas mutaciones de color.

También existen pájaros híbridos que son cruces entre Agapornis fischeri y otras especies de Agapornis. A. fischeri x A. personatus y otros cruces entre Agapornis de anillos oculares son fértiles. Los cruces entre A. fischeri y otros inseparables, como el popular A. roseicollis no lo son, ya que su genética es demasiado diferente.

Existe cierto debate sobre si es deseable o no que se produzcan híbridos entre los Agapornis. Si te preguntas si el tuyo es un híbrido, ésta página puede resultarte útil.

¿Lo sabías? No es posible diferenciar visualmente un Agapornis de Fischer macho de una hembra, ya que son idénticos. Descubre cómo saber si tu Agapornis es macho o hembra en el post sobre sexar a un inseparable.

Inseparable de Fischer, Agapornis fischeri

Hábitat natural de Agapornis fischeri

Distribución

Las nueve especies de Agapornis se encuentran de forma natural en África. En concreto, el Agapornis fischeri tiene un área de distribución relativamente pequeña, ya que sólo se da en Tanzania. Aquí comparte su hábitat natural con jirafas, leones, cebras, rinocerontes y otros animales típicos que imaginamos al pensar en África.

Éstos loritos a veces se ven en Ruanda y Burundi, pero no está claro si viajan allí en busca de agua durante las sequías o si se trata sólo de poblaciones asilvestradas. También aparecen en tierras de cultivo e incluso en ciudades, pero la IUCN los sigue considerando Casi Amenazados en su habitat natural a causa de las trampas, la pérdida de hábitat y la hibridación.

Como ocurre con muchos otros Agapornis, las poblaciones asilvestradas de A. fischeri son bastante comunes. Son adaptables y se han asentado en lugares cercanos como Kenia, pero también más lejanos, como en Puerto Rico, Florida, Portugal, Francia y más.

Hábitat

En su área de distribución natural, las pequeñas bandadas de inseparables de Fischer se encuentran casi siempre cerca del agua. Prefieren los pastizales arbolados, como las sabanas, con árboles como la Acacia y la Commiphora (mirra). Durante la estación seca también se les puede encontrar a lo largo de los ríos.

Esta especie duerme y anida en huecos, palmeras o incluso a veces en nidos de otras aves. Esto último no es algo parasitario; estos Agapornis coexisten bastante pacíficamente con varias especies, especialmente con el tejedor colirrojo (Histurgops ruficaudus).

Desgraciadamente, como mencionado antes, la UICN considera que el Agapornis fischeri está Casi Amenazado y que su población está disminuyendo. La organización señala que en algún momento fue el ave silvestre más comercializada del mundo.

Aunque su captura se ha declarado ilegal y la especie se cría ahora en cautividad, la práctica sigue existiendo.

¿Lo sabías? El Agapornis de Fischer debe su nombre a Gustav Fischeri, el explorador alemán que fue el primer occidental en descubrir la especie.

Agapornis silvestres de Fischer sentados en un árbol muerto entre cebras y ñus en la sabana del Parque Nacional del Serengeti, en Tanzania.
D. Gordon E. Robertson, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons.
En el Parque Nacional del Serengeti.

Dieta de Agapornis fischeri

Dieta silvestre

En libertad, los Agapornis de Fischer se alimentan principalmente de semillas. Su pico relativamente grande está perfectamente diseñado para abrir incluso las semillas más duras. Les gustan especialmente las semillas de varios tipos de hierba, incluido el maíz si pueden conseguirlo en las granjas cercanas.

Otros alimentos que consume esta especie son las semillas de Acacia, así como los frutos de la familia de las higueras Ficus y otras. Creo que de la foto de abajo se puede deducir que también consumirán frutos de Euphorbia ingens si tienen la oportunidad.

Dieta doméstica

Con un loro como éste, que en su estado silvestre consume casi exclusivamente semillas, puede ser tentador suponer que le irá bien una mezcla comercial de semillas para pájaros. Eso es lo que comen los loros, ¿no? Por desgracia, en realidad no funciona así.

Las mezclas de semillas secas que puedes comprar en la tienda de mascotas no contienen la misma variedad en cuanto a madurez ni en tipos de semillas que las que tu inseparable encontraría en la naturaleza. Además, las semillas contienen mucha grasa. Tienen demasiadas calorías para las aves domésticas, pues éstas no se mueven tanto como sus congéneres salvajes.

Entonces, ¿qué debes dar de comer a tu inseparable de Fischer? Una mezcla de semillas de alta calidad puede formar parte de su dieta (por ejemplo un 20%). Incluso puedes aumentar su valor nutritivo germinando las semillas.

Otros alimentos buenos para estos pequeños loros son:

  • Pienso de alta calidad para loros pequeños
  • Muchas verduras frescas
  • Algunas frutas frescas
  • Granos cocidos como arroz, pasta, quinoa y más
  • Alimentos recolectados como hojas de diente de león (sin pesticidas), hierbas, flores, ramas de árboles y mucho más.

Obviamente, tu agapornis también debe tener siempre acceso a agua fresca. Para ayudar a mantener sanos sus huesos y plumas, es buena idea ofrecerle también un jibión o bloque de calcio.

Ejemplares silvestres de loros Agapornis fischeri sentados sobre frutos de Euphorbia ingens y comiéndolos.
Lip Kee de Singapur, República de Singapur, CC BY-SA 2.0, via Wikimedia Commons
En el Parque Nacional del Serengeti, comiendo las frutas de Euphorbia ingens.

Jaula para Agapornis fischeri

Tamaño de la jaula

No dejes que su pequeño tamaño te engañe. Los Agapornis son loritos muy activos que necesitan mucho espacio para moverse. La típica jaula pequeña y redonda para pájaros queda descartada.

El tamaño mínimo de la jaula de tu loro dependerá del tiempo que pase volando libremente por la casa cada día. Si la mayor parte del tiempo va a poder entrar y salir libremente de la jaula, algo como 45 x 45 cm debería ser aceptable.

Si tu inseparable de Fischer va a pasar la mayor parte del tiempo en su jaula, debes optar por algo bastante más grande, como 90 x 90 cm. El espacio horizontal es más importante que el vertical, ya que los loros suelen pasar la mayor parte del tiempo en la parte superior de la jaula.

Para los pájaros totalmente enjaulados, como los que se mantienen en el exterior, se necesita una jaula de vuelo grande o una pajarera. Recuerda que una separación máxima entre barrotes de 1.3 cm es importante para evitar que estos curiosos loros se atasquen la cabeza.

Decoración de la jaula

No sólo importa el tamaño de la jaula… ¡también lo que hagas con el espacio disponible! En primer lugar, tu inseparable necesita muchas perchas, sobre todo cerca de la parte superior de la jaula, pero deben colocarse de modo que quede espacio para volar en el centro.

Las perchas deben ser de madera natural, no de espiga ni de plástico, para garantizar la salud de sus patas a largo plazo.

Otros accesorios importantes de la jaula son muchos juguetes, así como múltiples puestos de comida y agua.

El agapornis de Fischer, un loro muy popular como mascota, después de un baño.
A los Agapornis fischeri les suele encantar bañarse.

Actividades para Agapornis fischeri

Vida social

Ya que se les llama inseparebles, mucha gente piensa que los Agapornis deben criarse en parejas, y que si una de ellas fallece, su pareja no tardará en morir también. Esto no es necesariamente verdad, pues los Agapornis no forman vínculos más fuertes con sus parejas que otros loros.

Lo que sí es cierto, no obstante, es que estos loritos son extremadamente sociables y se marchitarán sin suficiente interacción. Un inseparable que no reciba bastante atención puede volverse agresivo, empezar a autolesionarse, ponerse apático o empezar a piar sin parar.

Puede interaccionar socialmente contigo o con otro Agapornis. Si tienes mucho tiempo para pasar con tu inseparable, como si trabajas desde casa, no siempre hace falta comprarle al tuyo un amigo o compañero.

Si estás mucho tiempo fuera, como si trabajas una jornada laboral normal, probablemente sea mejor tener dos.

Consejo: A menudo se dice que perderás el vínculo con tu loro si adquieres otro. Esto sólo es cierto si no te esfuerzas por mantener ese vínculo. En mi opinión, ¡tener loros pequeños como los Agapornis en parejas es realmente divertido! Personalmente, ya no criaré loros en solitario.

Otras actividades

Aunque el contacto social abundante hará mucho por mantener a tu inseparable de Fischer entretenido y feliz, necesita más que eso. Recuerda que a pesar de su tamaño, estos pájaros son muy inteligentes. En la naturaleza pasan la mayor parte del día poniendo a trabajar sus pequeños cerebros, así que no dejes que el tuyo se quede aburrido en su jaula.

En primer lugar, es una buena idea decorar la jaula de tu Agapornis con un montón de coloridos juguetes para loros triturables y sonoros. Juguetes de forrajeo también pueden mantener ocupado a un loro durante horas. Para mantener el interés, rota los juguetes con regularidad. Desecha los que estén demasiado destrozados.

En segundo lugar, como hemos mencionado, tu pájaro necesitará pasar tiempo fuera de su jaula a diario, a menos que esté en una pajarera grande. Esto no sólo reduce el riesgo de obesidad al permitirle desplegar las alas, sino que también lo mantiene entretenido. Puedes instalar una pequeña zona de juegos encima de la jaula. Asegúrate de que la habitación es segura.

Otras ideas excelentes de actividades para los Agapornis fischeri así como para otros loros son:

  • Adiestramento. Tiene el beneficio triple: pasáis tiempo juntos, tu pájaro aprende algo útil y es un buen remedio contra el aburrimiento. Puedes empezar con la domesticación básica.
  • Baños. A la mayoría de los Agapornis les encanta chapotear. Si el tuyo no quiere usar su bañera para pájaros, puedes ver si le gusta que lo rocíen con agua a temperatura ambiente.
  • Buscar comida. Amplía el concepto más allá de los juguetes haciendo una caja de forrajeo, recogiendo hierbas silvestres al aire libre o simplemente sirviendo las frutas y verduras enteras en lugar de cortadas en trozos. Haz que ese pajarito trabaje para conseguir su comida.
Loro inseparable sentado en un portátil mirando la pantalla.
Los loros y los ordenadores: les encantan, pero tus teclas nunca están a salvo.

Temperamento del Agapornis fischeri

Los agapornis de Fischer son pajaros muy activos. Son leales y les encanta el contacto social, pero a veces necesitan un poco de socialización para evitar que se vuelvan mordaces. Son pequeños, ¡pero ese pico puede sacar sangre! Los loros en general también son destructivos y les encanta masticar todo lo que encuentran.

Yo describiría a estos inseparables como divertidos, hiperactivos, curiosos, a menudo mimosos, siempre dispuestos a la fiesta y sorprendentemente inteligentes para su tamaño. Es fácil enseñarles montones de trucos: buscar, saludar, sujetar notas, jugar al baloncesto de pajaritos y mucho más.

En general, a pesar de su carácter algo combativo y sus ocasionales travesuras, creo que los Agapornis de Fischer son adecuados como loros primerizos. Ten siempre cuidado si tienes niños.

Agapornis fischeri, un lorito popular como mascota.

¿Es ruidoso el Agapornis fischeri?

Si estás aquí porque buscas una mascota tranquila, tengo malas noticias. Todos los loros son ruidosos, ¡incluidos los Agapornis de Fischer! Aunque no son ni mucho menos la especie más ruidosa, tampoco son tranquilos. Debes asegurarte de que estás preparado antes de tener una mascota ruidosa como un inseparable.

Las llamadas de bandada de los Agapornis, que utilizan para localizar a sus amigos, son estridentes y chirriantes. Los oirás con más frecuencia a primera hora de la mañana y al atardecer. Durante el resto del día, es probable que tu pájaro produzca mucho parloteo y silbidos.

Puedes escucharlo en XenoCanto.

¿Pueden hablar los Agapornis de Fischer?

Ehh, yo no pondría a los Agapornis de Fischer y otros Agapornis en la lista de los mejores loros habladores. Dicho esto, todos los loros poseen cierta capacidad para imitar a los humanos. A veces aprenden a imitar sonidos como su nombre, ruidos de besos o pequeñas melodías que han aprendido.

Puedes leer más y escuchar ejemplos en el artículo sobre inseperables y hablar.

Loro inseparable asomándose desde detrás de una rama.

Seguridad y emergencias

Como todos los loros, los Agapornis fischeri tienen un talento único para meterse en líos. Son frágiles y se hacen daño con facilidad. No olvides que algunas cosas aparentemente insignificantes pueden ser peligrosos para ellos.

Recuerda lo siguiente:

  • Los loros no deben estar en contacto con otros animales domésticos. Nunca deben interactuar con gatos, perros u otros animales.
  • Debido a sus pulmones extremadamente sensibles, los loros y otras aves pueden morir al exponerse a los vapores de utensilios de cocina antiadherentes, perfumes, velas, insecticidas y otros.
  • Cualquier habitación por la que pueda pasear tu inseparable debe estar segura para los loros. Nada de plantas tóxicas, ni ventanas abiertas, ni cables eléctricos que puedan masticar.
  • Debes llevar a tu Agapornis a un veterinario de aves después de comprarlo, para que le haga un chequeo. Después, acudir anualmente es una buena idea. Ten a mano un número de emergencia.
  • Debes ser consciente del aspecto de un loro enfermo, porque son muy buenos ocultando su malestar. Los síntomas pueden incluir plumas hinchadas, letargo, flujo nasal y mucho más.
  • Es buena idea tener a mano un pequeño botiquín de primeros auxilios para loros. Puede tener artículos como un anticoagulante, pinzas, gasas, bastoncillos de algodón, desinfectante y más.

Si tienes más preguntas sobre el Agapornis fischeri o si quieres compartir tus propias experiencias con estos encantadores loritos, ¡no dudes en dejar un comentario abajo!

https://www.iucnredlist.org/species/22685346/178953186

Mwangomo, E. A., Hardesty, L. H., Sinclair, A. R. E., Mduma, S. A., & Metzger, K. L. (2008). Habitat selection, diet and interspecific associations of the rufous‐tailed weaver and Fischer’s lovebird. African Journal of Ecology, 46(3), 267-275.

Parr, M., & Juniper, T. (2010). Parrots: a guide to parrots of the world. Bloomsbury Publishing.

Deja un comentario