Ninfa o carolina | Hábitat natural y ciclo de vida

Si se desea proporcionar el mejor cuidado posible a cualquier mascota, es importante no olvidar echar un vistazo en dónde y cómo vive en la naturaleza. Al fin y al cabo, la especie habrá evolucionado para adaptarse específicamente a su hábitat natural, a sus peligros, clima, opciones alimentarias y otras circunstancias.

Esta regla se aplica a las aves domésticas como a cualquier otro tipo de mascota. Si acabas de comprar una ninfa o estás pensando en adquirir la tuya pronto, quizá te preguntes cómo es la vida de una ninfa en la naturaleza. Sigue leyendo para conocer la respuesta.

Ninfa habitat natural

Conocida como Nymphicus hollandicus, ninfa o carolina, esta especie se encuentra naturalmente en Australia. También se han visto en la isla de Tasmania, pero son raras y el ave podría haber sido introducida allí por los humanos. Como se ve en este mapa de avistamientos, las ninfas aparecen en todo Australia.

Las ninfas salvajes son nómadas, ya que la disponibilidad de comida y agua cambia mucho con las estaciones. Dependiendo de la zona, algunas se desplazan continuamente durante todo el año, mientras que otras cambian de lugar según el estacion del año.

Se encuentran en bandadas, grupos pequeños o parejas, pero nunca solas. Las ninfas se desplazan a cualquier lugar en el que puedan sobrevivir, pero todas las zonas adecuadas tienen algo en común. Una ninfa en la naturaleza tiene las siguientes preferencias:

  • El agua tiene que ser presente. Las ninfas se encuentran en hábitats áridos y desérticos, sin muchos arboles, pero se mantienen alejadas de las zonas que carecen de una fuente de agua. Necesitan bastante para sobrevivir.
  • Prefieren las zonas más abiertas. Si hay demasiados árboles no tendrán una visión clara de la zona. Las sabanas y los bosques menos densos son sus lugares favoritos.
  • Las semillas, los granos y las bayas deben ser abundantes. Las semillas de acacia son sus favoritos, y las zonas que contienen esta especie de árbol probablemente también contengan ninfas. Lastimosamente para los agricultores, sus cultivos también constituyen una atractiva fuente de alimento para las ninfas silvestres. Por ello, también se las encuentra en las tierras de cultivo y sus alrededores.
  • Debe haber algunos árboles presentes. Las ninfas prefieren anidar en las partes huecas de los árboles y no lo hacen en el suelo. Por ello, no suelen quedarse en las zonas totalmente desnudas. Los árboles también proporcionan un lugar seguro para posarse y descansar durante la noche.

¿Sabías que? Las ninfas están expuestas a grandes cambios de temperatura estacionales. Es posible que haya diferencias de temperatura de hasta 40 °C entre el verano y el invierno.

Ninfa o carolina gris (Nymphicus hollandicus), un loro popular como mascota, mordiendo un árbol.

Ninfa silvestre: Ciclo de vida

Como hemos dicho antes, las ninfas silvestres pueden encontrarse en bandadas que pueden variar desde una sola pareja hasta un grupo que contiene cientos de aves. Son muy sociables y se desplazan juntas por todo el país en su búsqueda a menudo interminable de comida y agua.

El inicio de vida de las ninfas suele estar marcado por las lluvias, especialmente durante la primavera. Estas lluvias provocan anidación y apareamiento en las parejas de ninfas adultas unidas. Silban, bailan e incluso comprueban a fondo el lugar de anidación en el que es más probable que críen su nidada. Tras el proceso de apareamiento, la hembra pondrá sus huevos en la cavidad aprobada del árbol hueco. Después, pueden producirse unos cinco huevos en un periodo de varios días.

Al cabo de unos 20 días, nacen las diminutas e indefensas ninfas, lo que genera un intenso comportamiento de cuidado y alimentación en ambos padres. Las crías crecen rápidamente y podrán abandonar el nido en unas cinco semanas.

Su edad de reproducción comienza entre 1 y 1,5 años de edad y las ninfas viven alrededor de 10 años en la naturaleza. Pasan sus días socializando, acicalándose y rebuscando en el suelo. Seguirán a su bandada y se desplazarán cada vez que los suministros de comida y agua se agoten.

Ninfa en la naturaleza: Alimentación

Uno de los factores más importantes para el cuidado de las mascotas que podemos conocer observando el hábitat natural de un animal es la alimentación. Si sabemos lo que come un animal en la naturaleza, sabremos a qué se ha adaptado su cuerpo y deberíamos intentar imitar esta dieta en cautividad.

Al fin y al cabo, incluso en la naturaleza, las ninfas que se las arreglan para comer alimentos adecuados vivirán más tiempo que sus compañeras que comen mal o demasiado poco.

Más que nada, las ninfas silvestres comen semillas de hierbas y árboles. Sin embargo, también se alimentan de todo lo que puedan picar. Frutas, bayas, cultivos de los agricultores e incluso insectos: una ninfas silvestres gastará mucha más energía que una doméstica y, por tanto, necesita comer bastante a menudo.

Ninfa o carolina gris (Nymphicus hollandicus), un loro popular como mascota, descansando.

Ninfa como mascota

Las ninfas nunca han sido domesticadas, lo que significa que una ninfas de compañía es prácticamente idéntica a las silvestres, excepto quizás por el color y el dibujo.

Afortunadamente para nosotros, estos pájaros pueden desarrollar un vínculo de pareja con su dueño, lo que los convierte en mascotas perfectas. Disfrutan de ser acariciadas, ya que su pareja las acicalaría de forma natural. Las ninfas macho (y a veces las hembras) también hablan: a menudo aprenden con entusiasmo nuevas melodías y frases para imitar.

Tu ninfa doméstica no ha sido capturada en la naturaleza. En su lugar, criadores de todo el mundo se han dedicado a proporcionar esta simpática especie al público, incluyendo todo tipo de coloraciones criadas selectivamente que no existen en su habitat natural.

¿Sabías que? Aunque la vida de las ninfas silvestres es de unos 10-15 años, las domésticas pueden vivir 30 años o incluso más. Esto es posible si se alimentan bien, con una dieta adecuada, y disponen de mucho espacio para moverse.

Ninfa o carolina gris (Nymphicus hollandicus), un loro popular como mascota. De color ancestral.

Conclusión

Una ninfa es una fantástica y simpática incorporación a tu familia si buscas un ave que disfrute de tu presencia, aprenda a imitar sonidos e incluso sea bastante mimosa a veces. Afortunadamente, saber cómo es la vida de una cacatúa en la naturaleza te ayudará a saber cómo mantener la tuya feliz y sana en cautividad.

Los aspectos más importantes a tener en cuenta son probablemente el espacio para moverse, la dieta y el aspecto social.

  • Espacio: El cuerpo de las ninfas está acostumbrado a moverse y a quemar energía en consecuencia, por lo que tu pájaro no debería estar quieto en su jaula todo el día. Debe tener una jaula grande que le permita volar en cierta medida, así como muchos juguetes para mantenerlo ocupado.

    Una ninfa sedentaria puede sufrir enfermedad de hígado graso y otros problemas relacionados con el peso y la actividad. El tiempo fuera de la jaula es una gran ventaja y también te permitirá pasar tiempo con tu ave.
  • Dieta: Puede ser tentador alimentar a tu pájaro sólo con semillas, ya que éstas son baratas y constituyen la parte principal de su dieta en la naturaleza. Sin embargo, no olvides que una ninfa silvestre quema mucha más energía que una doméstica. Además, también come otras cosas.

    Las semillas pueden formar parte de la dieta de tu pájaro, pero el base debería consistir de un pienso de alta calidad. También es importante ofrecerle verduras frescas, brotes y algo de fruta.
  • Social: Como miembro de la familia de las cacatúas, las ninfas son extremadamente sociables. Gran parte de su vida gira en torno a la interacción con su bandada. En cautividad, especialmente si mantienes a tu ninfa en solitario, eres una parte crucial de esto.

    Sentir que tiene a su bandada alrededor ayuda a una ninfa a sentirse segura, reduce el estrés y estimula en gran medida el comportamiento natural, como el acicalamiento y los cantos. ¡Pasa tiempo con tu pájaro!

Si tienes más preguntas sobre cómo viviría una ninfa en libertad o si quieres compartir tus propias experiencias con estas pequeñas cacatúas, ¡no dudes en dejar un comentario abajo! ?

Deja un comentario